¡Adiós a las bolsas!

¡Adiós a las bolsas!

Se pagará un impuesto por su uso, que se incrementará cada año desde el 2019

84
0
Compartir
Ahora los usuarios deberán pagar S/ 0.10 por cada bolsa de plástico que requieran en los diferentes establecimientos comerciales.

Rolando Vilca Begazo

A partir de próximo año, los usuarios de los diferentes establecimientos comerciales deberán pagar S/ 0.10 por cada bolsa plástica que pidan para cargar sus compras. Este pago corresponde al impuesto recientemente creado con el fin de desincentivar el uso de las bolsas de plástico que tanto daño ocasionan al medio ambiente.

El pago de esta tasa está contemplado dentro de la ley aprobada días atrás en el Congreso, que regula el plástico de un solo uso y los recipientes o envases descartables. Una vez que sea promulgada por el Ejecutivo, correrá el plazo para su implementación.

No obstante, ya se estableció que el referido impuesto entrará en vigencia desde agosto del 2019, mientras que otras medidas se irán implementando de manera progresiva en el corto y mediano plazo.

Así, por ejemplo, 120 días (4 meses) después de la promulgación de la norma, se prohibirá el uso de bolsas de plástico, sorbetes y recipientes o envases de poliestinero expandido, conocido como tecnopor, en el centro histórico de Arequipa y en las playas de nuestro litoral.

Esta restricción forma parte de las disposiciones para proteger las áreas declaradas como Patrimonio Cultural o Patrimonio Natural de la Humanidad, así como museos, playas del litoral y la Amazonía peruana; esta medida también busca retirar el uso de estos materiales de las diferentes dependencias del sector público.

¿Una buena iniciativa?

En opinión del responsable de la Línea de Tecnología Ambiental del Instituto de Energía y Medio Ambiente (IEM) de la Universidad Católica San Pablo, Javier Montalvo Andía, esta iniciativa “es muy positiva para combatir el gran impacto ambiental que tienen los plásticos descartables”; así, el Perú está a la vanguardia de otros países, como España y Chile, o de ciudades como Nueva York, donde ya aplicaron leyes similares.

No obstante, también aclaró que “el punto débil” de la norma en mención es el pago del impuesto por el uso de las bolsas de plástico. Esto, debido a que muchos consumidores podrían optar por pagar esta tasa, “con lo que la contaminación será reducida, pero no eliminada, como ocurrió en otros países”.

Así, recordó que en Brasil, en el estado de Sao Paulo, se comprobó que debido al pequeño costo de cada bolsa, la mayoría de los consumidores optaba por pagar el impuesto, y con ello, la iniciativa de retirar las bolsas no reutilizables no funcionó.

Recordemos que la referida ley establece el pago de un impuesto por el uso de cada bolsa, que se incrementará de manera progresiva cada año, a razón de S/ 0.10 en el 2019, S/ 0.20 en el 2020, S/ 0.30 en el 2021, S/ 0.40 en el 2022 y S/ 0.50 en el 2023 y años posteriores. Este importe, de acuerdo al total de bolsas entregadas, se incluirá en el comprobante de pago correspondiente.

Bolsas pequeñas

En un plazo de 12 meses a partir de la fecha de promulgación de la norma, también se prohibirá la fabricación, la importación, la distribución, la entrega, la comercialización y el uso de bolsas de plástico cuya dimensión sea menor que 900 centímetros cuadrados y cuyo espesor sea de cincuenta micras. Así también quedará prohibida la fabricación de sorbetes y bolsas en general que no sean biodegradables.

Tecnopor

En relación con los recipientes o envases de tecnopor para alimentos y bebidas de consumo humano, estos serán retirados del mercado en un plazo de 36 meses. Similar suerte correrán todos aquellos vasos y utensilios de plástico que no sean reciclables y aquellos cuya degradación genere contaminación por microplástico o sustancias peligrosas.

Bolsas reutilizables

La norma, además, señala que en un plazo de 36 meses (hasta diciembre del 2021), los comercios en general deberán reemplazar de forma progresiva las bolsas de plástico no reutilizables por aquellas de material reutilizable u otras cuya degradación no genere contaminación ni afecte el medio ambiente.

Para Javier Montalvo, una vez que se implemente el uso de bolsas reutilizables, debería dejarse sin efecto el pago del impuesto por el uso de bolsas de plástico, con lo que se obligaría a su retiro inmediato del mercado. De lo contrario, este impuesto “garantizará” el uso de este material contaminante.

Fiscalización

Por último, Montalvo recomendó que una vez que se promulgue la ley, esta debería ser divulgada y concientizada en la sociedad, en tanto que los organismos correspondientes del Estado “tendrían que asumir una fiscalización rigurosa en los establecimientos comerciales formales y en los informales”, que son muy requeridos por un sector de la población.

“Insisto, esta norma es una excelente iniciativa, pero esperemos que no caiga en el vacío, como la ley de residuos sólidos”, apuntó. Esta última disposición regula la gestión y el manejo de residuos, desde su generación hasta su disposición final; sin embargo, no se cumple en toda su dimensión por diferentes motivos.


El dato

En esta norma no están comprendidas las bolsas para contener y trasladar alimentos a granel o aquellos de origen animal, así como aquellos insumos que por razones de asepsia o inocuidad deben conservarse embolsados.


El problema del plástico
Por Javier Montalvo Andía

A nivel mundial, según reportes de Greenpeace, cerca de 8 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos, lo que representa aproximadamente el 60 % de la basura marina.

Estos desechos causan la muerte de 1.5 millones de animales marinos, de acuerdo al  Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), de Francia.

Dentro de ese contexto, y considerando que nuestro país cuenta con 3080 kilómetros de litoral y con uno de los mares más ricos en biodiversidad, el problema se torna grave para los peruanos.

Además, el plástico es uno de los principales elementos en la obstrucción de canales, torrenteras y cauces de ríos, lo que agrava el impacto de los fenómenos naturales, como las lluvias, elevando el peligro latente de las inundaciones y los desbordes.

Debido a esos efectos negativos, varios países han prohibido, tazado o limitado el uso de bolsas de plástico, como Irlanda, Francia, Argentina y México.

Dejar de usar plástico no es solo un tema económico para las empresas fabricantes, es más una necesidad de nuestra sociedad, con el objetivo de mitigar los graves efectos ambientales ocasionados por el uso de este material.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta