¿No son especiales todos los niños?

¿No son especiales todos los niños?

38
0
Compartir

Mónica Adriana Milón Cáceres
Educadora

En nuestro país, según la Resolución Ministerial n.° 0508–2005, se declaró el 16 de octubre el Día de la Educación Inclusiva. ¿Qué significa el término ‘inclusiva’? Simplemente, reducir barreras de aprendizaje y buscar escuelas y docentes capaces de satisfacer las necesidades de todos sus estudiantes, teniendo en cuenta sus diferencias.

En educación, a los niños con una necesidad educativa especial se les puede hacer más difícil realizar actividades que llamamos ‘normales’, como aprender a leer o a sumar, o quizá movilizarse. Probablemente no perciban colores o sonidos, o no entiendan lo que las otras personas dicen porque son diferentes, pero ellos en realidad tienen su propio ritmo y estilo de aprendizaje.

Actualmente, se habla mucho de los niños con necesidades especiales, pero poco se dice de los padres especiales. Un padre a cargo de un niño con alguna necesidad educativa especial es un ser que ha sido elegido por alguna razón para cumplir una tarea titánica pero sumamente gratificante, si sabe adecuarse a las circunstancias.

Es difícil describir la experiencia que significa tener un hijo con necesidades especiales, sobre todo, si las personas que forman parte del entorno no entienden que este hijo es un ser humano con iguales derechos y necesidades que cualquier otro. Entonces, el criarlo se convierte en una maravillosa oportunidad de evolución y crecimiento familiar, gracias al amor que estos niños irradian y al poder que tienen para unir a la familia.

La etapa escolar es una de las más difíciles, pues a pesar de que el Ministerio de Educación norma que los niños con necesidades educativas especiales tienen que ser incluidos en escuelas regulares, esto aún en nuestra región no se cumple debido a que no contamos con una plana docente preparada para atender a esta sensible población escolar.

Es un largo camino que aún nos falta recorrer para lograr una educación inclusiva de calidad y sobre todo una sociedad inclusiva en la que todos busquemos el bien común. Lo importante es que ya se están dando los primeros pasos para alcanzar este fin, que nos consolidará como una sociedad más justa y más tolerante.

Compartir
Artículo anteriorFalsos sacerdotes
Artículo siguienteNos verás volver

No hay comentarios

Dejar una respuesta