¿Cómo podemos apoyar en la formación de nuestros hijos?

¿Cómo podemos apoyar en la formación de nuestros hijos?

NO ALCANZA SOLO CON ENVIARLOS A LA ESCUELA

183
0
Compartir
Expliquemos el sentido del esfuerzo, la perseverancia y la dedicación, sin descuidar la obediencia.

Jorge Pacheco Tejada
Educador

Al iniciar este nuevo año escolar, uno de los criterios que debemos tener muy claro es el sentido mismo de la formación.

Nuestros hijos, en la edad escolar e incluso en la universitaria, están en la etapa formativa, por ello nuestro interés de educarlos y de complementar el esfuerzo enviándolos a la escuela.

¿Cómo apoyarlos? A modo de respuesta, la psicóloga chilena Pilar Sordo propone los tres pilares para la formación de adolescentes y jóvenes: responsabilidad, educación de la libertad y educación de la fuerza de voluntad.

Responsabilidad

Una persona es responsable cuando es capaz de responder por sus actos, cuando es consciente de ellos y de las consecuencias que pueden acarrear. El peor daño que podemos hacer a los jóvenes es quitarles la responsabilidad, minimizar sus errores o hacer que no enfrenten las consecuencias de sus actos.

Debemos conversar con ellos, con la profundidad debida, cuando su actuar de una u otra manera les afecte a ellos mismos o les afecte a los demás.

La libertad

Nadie puede ser libre si primero no aprende a ser responsable. Es fundamental entregar a los jóvenes un concepto adecuado de libertad; de lo contrario partirán de una premisa falsa, creyendo que esta es “hacer lo que yo quiero”.

La auténtica libertad es “hacer lo que tiene sentido para mi proyecto de vida”. Y ello no se forma de un día a otro. Es un proceso largo que requiere de aciertos y errores. Para poder ejercer esta libertad necesito del tercer pilar, que es la fuerza de voluntad.

Fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad solo se adquiere con el ejercicio continuo de virtudes o valores. La disciplina, la perseverancia, el esfuerzo y la austeridad son cualidades que deben formar parte de la vivencia diaria en el hogar.

Hay que tener muy claro que nuestros hijos no han llegado a la plenitud del desarrollo, y, por lo tanto, debemos ayudarles a aprender a pensar, a ordenar sus sentimientos y a desarrollar la fuerza de voluntad.


Motivación: un importante aliado

¿Cómo se logra motivar a un chico? Cuando hablamos de motivación nos referimos a explicar la razón para hacer algo o para disponer el ánimo de alguien para que proceda de un determinado modo.

¿Qué les motiva a los alumnos?:
Trabajar con sus pares e interactuar con otras personas.
Aprender haciendo y, en la era digital, el usar las nuevas tecnologías los compromete más y les ayuda a entender mejor.
Estar conectados con el mundo real, con el trabajo que hacen usando el aprendizaje basado en proyectos.
Actuar, ser activos.
Ser creativos.
Valorar a quien los entiende, a quien los anima a expresar sus opiniones.

No hay comentarios

Dejar una respuesta