Adjudican buena pro a viaducto pese a no superar observaciones

Adjudican buena pro a viaducto pese a no superar observaciones

Colegios de ingenieros y arquitectos cuestionan la falta de transparencia

66
0
Compartir
Contra viento y marea se ejecutaría la obra subterránea en la avenida Salaverry.

Rolando Vilca Begazo

Ni los reclamos de los vecinos ni las observaciones hechas por el Colegio de Ingenieros al expediente técnico del viaducto subterráneo que unirá Salaverry con el malecón Socabaya evitaron que esta obra sea adjudicada por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) al Consorcio Viaducto Socabaya.

Como se recuerda, la Municipalidad Provincial de Arequipa encargó a la OIM licitar este proyecto, valorizado en 107 millones de soles, a fin de asegurar su ejecución lo más pronto posible. La primera convocatoria fue declarada desierta en julio pasado debido a que no se presentó ninguna propuesta técnica y económica.

Esta situación preocupó al alcalde provincial, Alfredo Zegarra Tejada, quien admitió en agosto pasado (Encuentro, edición n.° 201) que si en un segundo o tercer intento no se adjudicaba el proyecto, se tendría que devolver el presupuesto asignado por el Gobierno nacional.

En esa ocasión, Zegarra también aseguró que la obra no se ejecutaría si antes no contaba con el aval del Colegio de Ingenieros. No obstante, al cierre de la presente edición, el decano de este gremio profesional, José Flores-Castro, declaró a Encuentro que no se ha levantado ninguna de las observaciones que hicieron meses atrás.

“Da la impresión que no tienen los profesionales adecuados para ello, porque en las dos reuniones que sostuvimos con el equipo técnico se les explicó qué debían cambiar, pero no han completado nada hasta el momento”, detalló.

Además, cuestionó la poca transparencia con que se procedió al adjudicar una obra que no estaba saneada en su aspecto técnico. “Lo que ocurrirá ahora es que el consorcio a cargo, al encontrar deficiencias en el proyecto, tendrá que incorporar adicionales y pedir una ampliación del plazo de ejecución para resolverlas”, agregó.

Es decir, la comuna provincial tendría que recurrir al mecanismo de las adendas —tan cuestionadas en el país porque se prestan a hechos de corrupción— para incorporar las modificaciones necesarias al proyecto inicial e incrementar el costo de la obra.

Cuestionamientos

Las observaciones hechas por el Colegio de Ingenieros están relacionadas con la culminación del estudio de impacto ambiental, el estudio de suelos, la calidad del pavimento, el diseño estructural y los aspectos sanitarios (captura de agua pluvial).

Flores-Castro recordó que no es recomendable que en una vía subterránea de carácter urbano se considere un solo carril por cada sentido, tal como contempla el proyecto. Esto obligaría al cierre de este trayecto ante la ocurrencia de algún accidente vehicular. De igual forma, evidenció que el expediente no detallaba las características de los pilotes que sostendrán el nivel superior del viaducto, que será utilizado por el transporte masivo.

Sin transparencia

Por su parte, Félix Solís Llapa, decano del Colegio de Arquitectos, también cuestionó la forma en que se licitó este proyecto, “sin contar con los permisos aprobados” —como el caso del Ministerio de Cultura o el estudio de impacto ambiental— y que, además, “se evidenciaba que estaba incompleto”.

Este hecho, dijo, afectaba la transparencia de todo el proceso de licitación a cargo de la OIM, porque hacia adelante “podrían suceder muchas cosas extrañas” para corregir el expediente técnico durante la ejecución de la obra.

Solís lamentó además que la comuna provincial se haya tomado hasta tres meses para entregarles una copia del expediente técnico del proyecto para revisarlo y emitir una opinión en relación con los factores externos de este. “No se puede subestimar el impacto y el costo de esta obra. No estamos en contra de ella; pero que se hagan bien las cosas”, concluyó.

OSCE observa

De igual forma, el Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE) informó sobre la existencia de irregularidades en la firma del convenio entre la Municipalidad Provincial de Arequipa y la OIM para licitar la ejecución del viaducto Salaverry.

De acuerdo al Dictamen n.° 1558-2017/DGR/SPRI —publicado en el diario Correo—, no se siguieron los procedimientos que se sustentan en la Ley de Contrataciones del Estado, por lo que la OSCE solicitó la intervención del Órgano de Control Interno (OCI), a fin de que tome las acciones respectivas.

La OSCE observó que el municipio no justificó su imposibilidad de realizar el proceso de licitación, ya sea por razones de especialidad o de complejidad. Tampoco se registró en el Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (Seace) el documento que aprueba el expediente de contratación; en su lugar se entregó un oficio que comunica la aprobación del expediente técnico de la obra.


Lo dijo

En opinión de José Flores-Castro, el viaducto Salaverry no resolverá el caos vehicular en la ciudad. Lo único que hará es separar el tráfico vehicular particular de aquel del transporte masivo. “El proyecto no fue bien estudiado”, apuntó.

No hay comentarios

Dejar una respuesta