Renace la esperanza

Renace la esperanza

59
0
Compartir

Juan Carlos Eguren
Excongresista

Si hay un sector en el cual el país perdió tiempo y rumbo es el de hidrocarburos. Después de Camisea no tenemos nada de qué sentirnos satisfechos. Hace menos de dos décadas, Colombia producía 50 % más petróleo que el Perú, ahora produce casi veinte veces más.

En minería vamos diez años sin sacar adelante un nuevo e importante proyecto, a excepción de Las Bambas y la ampliación de Cerro Verde. Son tres las razones principales: el Congreso, con la promulgación de normas exageradamente proteccionistas, de corte ambiental, y la famosa consulta previa; el Ejecutivo, sin ideas, estrategia, liderazgo o convicción, poniéndose de perfil en los conflictos sociales con el absurdo mensaje de que estos son problemas de las empresas; y finalmente los antinversión, disfrazados de ambientalistas y ecologistas, ONG de oscuros fines y financiamiento, los partidos líderes y los partidos de izquierda y los populistas, los partidos tradicionales sin llegada ni presencia, remanentes de sendero luminoso, etc.

Todos los antinversión mencionados llegan por distintos caminos y motivaciones, pero con un solo objetivo: asfixiar el proyecto de turno. Por ello, la nueva ministra de Energía y Minas, Cayetana Aljovín, tiene un enorme reto por delante: poner en valor las riquezas que Dios le regaló al país.

Me permito un solo consejo, que se puede convertir en una efectiva estrategia: alinear en el tiempo un significativo grupo de proyectos —que están en la etapa de estudio de impacto ambiental, aprobación de la licencia de construcción y otorgamiento de concesión, según sea el caso— y aprobarlos en un solo día. Sí, en el mismo día, previa coordinación con las empresas solicitantes.

Ante ello, los antinversión no podrán concentrar sus esfuerzos en un solo proyecto, como siempre lo han hecho, hasta asfixiarlo y destruirlo. Su fuerza se dispersará y se diluirá, dejando el camino libre a la inversión y el progreso; o en todo caso se podrán concentrar en uno o dos proyectos, pero el resto se ejecutará.

A la minería ilegal con dureza; pero a la informal, la pequeña y la mediana minería hay que ayudarlas, encaminarlas y acompañarlas para lograr su desarrollo. Los pequeños de hoy, con apoyo, serán los grandes del mañana. Cayetana, tu éxito será el del país y sobre todo el de los más necesitados.

No hay comentarios

Dejar una respuesta