Criadores de alpacas no satisfacen la creciente demanda de carne

Criadores de alpacas no satisfacen la creciente demanda de carne

Solo 15 de cada 100 alpacas llegan a los camales

94
0
Compartir
El consumo de carne de alpaca, en promedio, solo llega a 200 gramos al año por peruano.

César Ventura Pizarro

La alpaca, además de su fibra, tiene la carne con más proteínas del mercado. Las propiedades nutritivas y el precio bajo son sus principales atributos. Sin embargo, la oferta de este producto no satisface su creciente demanda. Solo 15 de cada 100 alpacas llegan a los camales.

La crianza de alpacas es una de las principales actividades productivas en las zonas alto andinas del país. Así, el 85 % de la población de alpacas del mundo se encuentra en el Perú, precisamente en las regiones de Arequipa, Puno, Cusco, Apurímac, Huancavelica y Ayacucho. Son alrededor de 4.2 millones de alpacas que habitan en estas jurisdicciones.

A partir de este camélido se obtienen cuatro productos: fibra, cuero, carne y ecoturismo. No obstante, las utilidades de su crianza provienen en gran medida de un solo producto: la fibra, por el alto valor internacional que posee.

Esto, a pesar de que existe una gran demanda por su carne, sobre todo en las ciudades costeras del sur del país, además de Arequipa. Pero la cadena productiva de este alimento aún es incipiente, pese a su gran potencial; así lo confirmó a ENCUENTRO Rodolfo Marquina, representante del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo del Sur (Descosur).

Potencial

El consumo promedio de la carne de alpaca es de 200 gramos al año por peruano, mientras que el de la carne de pollo es de 12 kilos. La diferencia es enorme porque solo se consume la carne del 15 % de las alpacas del país. Además, la precariedad y la inexistencia de camales para estos animales debilitan la cadena productiva.

“Existe debilidad en el sistema de matanza, existen camales no autorizados que no cuentan con condiciones sanitarias, así como la ausencia de Senasa para brindar y asegurar la inspección de los camales”, refirió Marquina.

Sin embargo, según el especialista, se trata de un producto con gran potencial. “Es una carne barata que en el mercado tiene demanda insatisfecha”. Revertir esta situación “supone una inversión en camales a nivel de municipios y un mayor esfuerzo de Senasa para la inspección”.

Es más, los ingresos por la venta de carne no distan mucho de los que genera la fibra. Al año se venden 11 000 toneladas de carne en el país. “La carne está a un precio de entre 7 y 8 soles [por kilogramo]. Por 11 000 toneladas vendidas al año, estamos hablando de 88 millones de soles de ingresos anuales”, afirmó Marquina.

En tanto, el kilogramo de fibra es vendido a S/ 25.00, y los 4000 kilos que se comercializan al año dan un ingreso de 100 millones de soles. Esto convierte a la carne en el segundo producto de importancia de la alpaca. No obstante, hay que precisar que la fibra se renueva con el crecimiento del pelaje de una alpaca, mientras que la carne requiere de nuevos nacimientos.

Bondades

La carne de alpaca no solo tiene el precio más competitivo entre las carnes rojas, sino que tiene más cantidad de proteínas en el mercado, pues según Descosur, el 24.82 % de esta carne es proteína y solo el 3.59 % es grasa.

Por otro lado, según Marquina, la tasa de natalidad es de 70 %, es decir que se puede reemplazar alpacas por nuevos nacimientos. Incluso, las alpacas que ya cumplieron su ciclo de producción de fibra también son aptas para el consumo.


El dato 

El ingreso mensual por fibra de alpaca de un criador de 200 ejemplares es de S/ 1000, según la Federación de Alpaqueros.

No hay comentarios

Dejar una respuesta