La falsa crítica: Elysium

La falsa crítica: Elysium

CUANDO LA REALIDAD SE DEJA SENTIR MÁS QUE LA FANTASÍA FUTURISTA

428
0
Compartir

Es el año 2154. La tierra está contaminada y sometida a la sobrepoblación. Lo que actualmente conocemos como la Costa Este norteamericana ha sido invadida por migrantes mexicanos y está compuesta por extensas favelas controladas por mafias de latinos. Por otro lado, los antiguos habitantes de los Estados Unidos han creado una estación espacial llamada “Elysium”, donde la calidad de vida es tan alta que los habitantes han llegado a poseer una expectativa de vida que linda con la eternidad. En este universo de tan fuertes contrastes se reviven los temores que se ciernen sobre el gran país del norte: la migración, la presión poblacionaria, la escasez de recursos.

La realidad pesa

Elysium (2013) es pues una de aquellas pocas películas de Ciencia Ficción en donde el peso de la realidad —y de la actualidad— se deja sentir e impregna todo su contenido más allá de la fantasía futurista.
Símiles muy bien planteados pueblan la cinta: los balseros cubanos atravesarán ya no las peligrosas aguas del pacífico, sino los confines siderales expuestos, esos sí, a los controles migratorios de siempre, ahora planteados en clave tecnológica; el problema de una sistema penitenciario y de salud colapsado, será retratado en la persona de un autómata programado que atenderá —con la distancia de un robot— en las ventanillas de los servicios públicos, una imagen que revela la hipocresía del tratamiento burocrático actual, aquel que en su hermetismo nos muestra una faceta francamente cruel.
Estos sucesos, pues, más que a las odiseas del espacio nos recordarán a los actuales torbellinos políticos que se ciernen sobre la administración Obama. Elysium devendrá pues, más en una crónica que un ejercicio de la imaginación.
Visualmente interesante, verosímil, entretenida, Elisium presenta las efectivas actuaciones de Matt Damon y de Jodie Foster (conocida activista de izquierda) realzan la película y la llevan a límites muy aceptables. De otro lado, el planteamiento de los escenarios será lo más interesante en el film: las locaciones, el decorado y el vestuario serán trabajados minuciosamente y conseguirán evocar con detalle lo que el guión plantea. Sin embargo en este punto, el guión, es donde convendría detenernos un poco más.

Viejo credo liberal
La estructura discursiva de la película es muy simple: “debemos maximizar y ampliar el rango de las libertades y de los derechos que se obtienen por el ejercicio de la ciudadanía”, viejo credo liberal.
Sabemos que bajo ese esquema la solución a los problemas es muy simple: dar más derechos a más personas. Es en esa línea que se agrupan los nuevos grupos de presión social: minorías sociales excluidas, grupos feministas, animalistas, homosexuales. Sin embargo bajo este modelo, y tal como ocurre en el film, nunca se cuestiona la estructura —productiva, ideológica, moral— de la sociedad, eso no se discute a fin de cuentas. El dilema se reducirá a ampliar, simplemente, el alcance de las prebendas, frente a los sectores que buscan reducir su impacto a fin de salvaguardar su nivel de vida.
¿Replantear el sistema extractivo? Eso no se menciona. ¿Establecer arquetipos morales y de convivencia? ¡Ni hablar! ¿Establecer un modelo de ciudadano, desde el punto de vista integral? Nada de eso. Lo que importa es salvaguardar la “libertad” (léase la oportunidad de hacer lo que a uno le da la gana con su conciencia), ampliando la brecha de beneficios materiales que a uno le tocan por formar parte de la sociedad. Esto es un cuento viejo, ya lo dijo Thomas Hobbes a inicios del 1600.

Reforzar el sistema
El gran agujero discursivo del film que es busca legitimar un sistema productor de desigualdad en esencia, al plantear —sin fundamento alguno, y sólo basándose en la posibilidad mítica— expandir los límites del “bienestar” a las poblaciones vulnerables. ¿Cómo? Eso no se menciona ni se debe mencionar. Allí radica la verdadera cuestión del asunto.
Elisium será, por tanto, una de las innumerables películas norteamericanas que buscando criticar al sistema lo único que logran (deliberadamente o no) es reforzar sus estructuras mediante un fabuloso aparato ideológico y de propaganda como es el cine. En suma, hablamos de una cinta enteramente conservadora, que esparciendo un vacía esperanza, propaga el último de los grandes males cual Pandora moderna.

No hay comentarios

Dejar una respuesta