Filosofía de pacotilla: Come, reza, ama

Filosofía de pacotilla: Come, reza, ama

UNA MIRADA AL MUNDO NO-ANGLOSAJÓN DESDE OJOS ANGLOSAJONES

481
0
Compartir

César Belan

“Comer no es suficiente, por eso debemos amar y rezar”. Esta podría ser la conclusión de una película que bien puede definirse como un manifiesto del hedonismo de la peor ralea; conclusión diametralmente opuesta a aquella que reza “No solo de pan vive el hombre”.

Como nos viene acostumbrando la —democrática— retahíla de filmes estadounidenses de los últimos años, Eat Pray Love (Come, reza, ama) nos ofrece una caricatura del mundo no–anglosajón visto con ojos anglosajones, donde se pretende sublimar las mediocres ansiedades del hemisferio austral, haciendo un pastiche de filosofía oriental, “buen vivir italiano”, “verdades universales” y mimos de un latin lover.

Una caricatura más obscena que la que pudiera hacer James Bond de los países en donde defiende el libre mercado para orgullo de Su Majestad.

Irritante

Con visos de profundidad altamente irritantes, esta cinta pretende enmarcarse en la serie de películas de “viaje de autodescubrimiento”, de las que —a juicio del que escribe— Nocturne Indienne (1989) de Alain Corneau es el mejor ejemplo. Come, reza, ama tiene, pues, todos los ingredientes del pastel: mística, religiosidad, escape de la rutina y viaje a la India; sin embargo el resultado deviene en penoso.

Nos encontramos ante la “gran epopeya” de self-made-woman, que cansada de ganar dinero y de no poder comprometerse con nada en el mundo, desempolva el viejo mito de la libertad, para que, con la chequera llena de guarismos, se lance a buscar “la felicidad”.

El fracaso de esta película puede deberse, además de sus altas pretensiones existenciales, a la omisión, a la negación de cualquier alusión a la carencia económica de los personajes principales (apareciendo solo como afeite exótico de los aborígenes de los lugares visitados), y sobre todo del concepto de muerte. Por lo que cualquier religión o idiosincrasia ocupará —únicamente— un pequeñito lugar en el colorido muestrario en la boutique de la trascendencia (por obra y gracia de la “doctrina de la tolerancia”) y convertirá a Dios en un bufón que aparece en un tronar de dedos.

Una lástima

Resulta así una lástima que el despliegue visual y las bellas locaciones rodadas se hayan desperdiciado en una película tan mediocre. Para concluir solo podemos evocar la vieja máxima de Blaise Pascal que este filme hace tan vigente: “La mayoría de los males les vienen a los hombres por no quedarse en casa”, o cuando salen de ella y se topan con semejantes filmes.

16-2

No hay comentarios

Dejar una respuesta