Un ‘todos contra todos’ en el que todos pierden

Un ‘todos contra todos’ en el que todos pierden

SALDOS DE LA ESCARAMUZA ENTRE MARTÍN VIZCARRA Y KEIKO FUJIMORI

69
0
Compartir
Martín Vizcarra y Keiko Fujimori, protagonistas de una serie de revelaciones sobre reuniones secretas y luego negadas.

Renato Sumaria Del Campo

A días de la publicación de la más reciente encuesta de aprobación política en el país, se ha desatado un entredicho —el más serio tal vez— entre el presidente, Martín Vizcarra, y Keiko Fujimori. El sondeo, elaborado por Ipsos, anunció que el jefe de Estado contaba con una popularidad de 46 %, tras su discurso del 28 de julio. La lideresa de Fuerza Popular, en cambio, solo goza del 15 % de aceptación y cuenta con 80 % de rechazo.

Tal vez a ello se deba el reingreso de Keiko a las páginas políticas de la prensa nacional. Primero, a través de un video difundido en sus redes sociales, en el que demanda a Vizcarra atender temas urgentes para el país. Y luego, en una entrevista en un programa dominical, en la que confirmó la ocurrencia de al menos dos reuniones con Martín Vizcarra, algo que el mandatario había negado meses antes a la prensa. Tamaño descalabro político ha servido para una lucha de ‘todos contra todos’.

Lucha libre

El primer golpe lo propinó el presidente mismo, quien desde Tacna aseguró que nadie lo iba a doblegar “en el rumbo trazado el 28 de julio”. “Hagan lo que quieran —señaló el mandatario—, pero no podrán contra el pueblo del Perú, que se ha decidido a combatir la corrupción”.

El fujimorismo retrucó a través del presidente del Congreso, Daniel Salaverry. Luego de revelar una reunión suya con Vizcarra en el contexto previo a la vacancia de Pedro Pablo Kuczynski, Salaverry pidió “calma” al presidente y le solicitó “que se enfoque en las cosas en las cuales tiene que trabajar”.

Juan Sheput, en tanto, atizó el fuego: “[Las últimas críticas] son el rompimiento en todo caso con el fujimorismo, pero el inicio de la alianza con el pueblo peruano, que quiere una gran reforma política y de la justicia”. Inmediatamente, el premier, César Villanueva, gestor de las reuniones entre Vizcarra y Fujimori, apareció para tratar de frenar la escaramuza. “No hay rompimiento porque no estamos en guerra”, señaló.

El saldo

Para Alfredo Torres, director de Ipsos Perú, “hay la sensación de que ambos [Vizcarra y Keiko] están exagerando el conflicto. No es tampoco un delito reunirse”.

En una entrevista concedida al diario El Comercio, el analista señaló además que en el mediano plazo “esto no ayuda a ninguno de los dos, tampoco al país, porque se genera una parálisis a nivel político. La gente quiere que el Gobierno y el Congreso se entiendan, […] en el mediano plazo pierden todos, porque se traba la toma de decisiones importantes para el país”.

Torres abona la teoría de una ruptura entre el Gobierno y el fujimorismo, que sin embargo pudo haberse evitado. “En estas reuniones, entre el presidente y Keiko, en algún momento hay una ruptura. Por ello, el presidente sale el 28 de julio con una propuesta muy agresiva para hacer un referéndum. […] Quizá pudieron haber entrado a un proceso de negociación: este [tema] sí, este no. Pero lo que han decidido es salir ‘con la pata en alto’, en el sentido de echar todo por la borda”, afirmó.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta