Playas de Camaná e Islay no están aptas para veraneantes

Playas de Camaná e Islay no están aptas para veraneantes

Las autoridades municipales deben asumir acciones para mejorar las condiciones de limpieza ante el inicio del verano.

148
0
Compartir
Cuidado. Si se visita una playa o una piscina, asegúrese de que cuente con la autorización sanitaria.

Las playas de Camaná e Islay no se encuentran en óptimas condiciones de limpieza para recibir a los veraneantes, según el último reporte de la Dirección Regional de Salud Ambiental (Diresa).

El informe señala que no se encuentran en adecuadas condiciones sanitarias debido a que carecen de servicios higiénicos y de depósitos de basura, así también por la existencia de residuos en la arena y porque, en algunos casos, la presencia de coliformes fecales llega al límite permisible en el agua del mar.

El jefe de la Diresa, Zacarías Madariaga, declaró a Sin Fronteras que correspondía a los municipios de ambas provincias mejorar las condiciones de limpieza de estas zonas ante la proximidad del inicio del verano (21 de diciembre).

Entre las playas identificadas como no aptas para la población se encuentran Panamito, El Chorro, La Punta, Las Gaviotas, Cerrillos, Pozo Colorado y Las Cuevas, en Camaná; Catarindo, Las Rocas, Sombrero Grande, Motobomba, Albatros, Mejía, Punta de Bombón, y las playas 1, 2 y 3 de Mollendo, en Islay.

Esta supervisión se realiza semanalmente, y por la temporada veraniega se intensificarán las inspecciones con la finalidad de proteger la salud de las personas.

Piscinas

En cuanto a las piscinas, hasta el momento, 45 instalaciones en toda la región cuentan con la autorización, en tanto que 10 están en proceso de revalidación de licencia. Así, la recomendación de las autoridades sanitarias a los usuarios es que soliciten que se exhiba o se muestre la resolución de autorización de la Digesa antes de ingresar a ellas.

Adicionalmente, y de acuerdo con el reglamento sanitario de piscinas, cada una debe contar por lo menos con un salvavidas.


El dato

En las piscinas, se debe exigir que el contenido de cloro esté por debajo de 0.4 miligramos por litro de agua, y que cuenten con un sistema de recirculación para la limpieza del agua.

No hay comentarios

Dejar una respuesta